MOLIDOS O PULIDOS

 

El pensamiento de hoy—si bien no resulta desconocido en principio para todo creyente lector de la Biblia—no deja de aportar algo de buena perspectiva a las circunstancias adversas que todos nos vemos forzados a atravesar.  Lo cierto es que uno puede considerar que las pruebas nos están moliendo o que nos están puliendo… ¡pero aquello va a depender de nuestra relación con Dios!  No se trata de mero pensamiento positivo… se trata de estar convencidos que nada nos ocurre si no es permitido por el Todopoderoso Dios en quien confiamos.  Y que si nos permite atravesar alguna dificultad no es para destruirnos sino para pulirnos y hacernos cada día más a su imagen.  Creámosle de todo corazón y atrevámonos a entrar al nuevo año convencidos de que nos traerá bendición para ser de bendición a los demás.  Que tengan un feliz año 2017.
 
«El Capellán»
 
MOLIDOS O PULIDOS
 
La adversidad es la rueda de Molino de la vida.  Diseñada para pulirnos, la adversidad también tiene la habilidad de molernos.  El impacto y resultado final dependerá de qué hagamos con las dificultades que se nos presenten.  Consideremos los fenomenales logros de la gente que experimenta la adversidad.
 
Beethoven compuso sus más grandes obras tras quedar sordo.  Sir Walter Raleigh escribió La Historia del Mundo durante un encarcelamiento de trece años.  Si Colón se hubiese vuelto atrás, nadie lo habría culpado considerando la constante adversidad que soportó; por supuesto que nadie lo recordaría tampoco.  Abraham Lincoln alcanzó la grandeza al exhibir sabiduría y carácter durante la devastación de la Guerra Civil.  Lutero tradujo la Biblia mientras soportaba en confinamiento en el Castillo de Wartburg.  Bajo una sentencia de muerte y durante veinte años en el exilio, Dante escribió la Divina Comedia.  John Bunyan escribió el Progreso del Peregrino en una prisión de Bedford.
 
Finalmente, consideremos un ejemplo más reciente.  Mary Groda-Lewis soportó dieciséis años de analfabetismo debido a la dislexia no reconocida, fue confinada a un reformatorio en dos ocasiones distintas y casi murió de un derrame mientras daba a luz a un niño.  Decidida a ir a la universidad, trabajó en una variedad de empleos raros para ahorrar dinero, se graduó con su equivalente de escuela secundaria a los dieciocho, fue nombrada la estudiante sobresaliente Con Futuro Brillante de Óregon y finalmente ingresó a la universidad.  Decidida a convertirse en medico, enfrentó quince rechazos de escuelas de medicina hasta que la Universidad Médica de Albany finalmente la aceptó.  En 1984, la Dr. Mary Groda-Lewis, a los treinta y cinco, se graduó con honores para realizar su sueño.
 
La adversidad—la rueda de molino de la vida; ¿habrá de molernos o nos pulirá?
 
 
Fuente: www.bizmove.com/inspiration

Los comentarios están cerrados.