Avanzando en el camino de la Fe

Eric Henry
Eric Henry

Prácticamente todo lo que compramos hoy en día parece traer algún tipo de advertencia. Algunas de estas advertencias pueden parecer un poco irrisorias. Por ejemplo: Algunos manís «Advertencia: Contiene frutos secos». Las pastillas para dormir: «Advertencia: Pueden causar somnolencia». En un taladro de uso doméstico: «No está diseñado para ser utilizado como taladro de odontólogos». El peligro es que ignoremos las advertencias cuando muchas de ellas parecen casi absurdas. Pero no todas las advertencias son tan irrisorias.  Jesús mismo advirtió a menudo de los peligros futuros ( Mateo 7:13,19,26-27). Jesús sabía que, a largo plazo, es un acto de amor mayor advertir a la gente diciéndoles la verdad. Dios nos ama y no quiere que te hagan daño. Hay muchas advertencias en la Biblia y todas emanan del amor de Dios por ti.

Una llamada de atención

El deseo de Dios es que «crezcas en Cristo» (v.11,) para que llegues a ser un seguidor de Jesús sano, fuerte y espiritualmente maduro.

La madurez requiere una actitud de escucha. Los cristianos a los que se dirige aquí «son lentos para entender» (v.11,). Dios nos habla continuamente (Mateo 4:4) y necesitamos desarrollar el hábito regular de escucharlo; Él nos habla, principalmente a través de la Biblia

El escritor de Hebreos advierte a sus lectores contra la inmadurez espiritual: «Deberían ser maestros» (5:12). Esto no significa ser un grupo de élite. Se esperaba que cualquier persona instruida en la fe enseñara a los demás (1 Pedro 3:15). Una de las mejores maneras de comenzar a crecer en tu propia fe es transmitiéndola a los demás

Dios quiere que pases de la leche al alimento sólido. La enseñanza es parte de la madurez cristiana. Te anima a ir más allá de las enseñanzas elementales acerca de Cristo: arrepentimiento, fe, bautismo, imposición de manos, resurrección y juicio (Hebreos 6:1-2).

¡Persevera!

Luego les advierte del peligro de abandonar o renunciar a su fe (Hebreos 6:4-6). Este es un pasaje muy difícil, ya que a primera vista parece sugerir a la vez que un cristiano puede caer y que hay un grupo de personas para quienes el arrepentimiento es imposible, Su principal objetivo es fomentar la perseverancia.

Dios espera que demos fruto

Porque la tierra que bebe la lluvia… y produce hierba provechosa… recibe bendición de Dios: Cuando la tierra recibe lluvia, y luego produce plantas provechosas, entonces cumple su propósito y justifica la bendición de lluvia enviada sobre ella. El autor de hebreos aplica este punto: “Usted ha sido bendecido, ¿pero ¿dónde está el fruto?” Dios busca lo que crece en nosotros después de que nos bendice, especialmente lo que crece es madurez.

Esta imagen nos recuerda que el crecimiento y el llevar fruto son importantes para cuidarnos de recaer. Cuando en verdad llevamos fruto, permanecemos en Jesús (Juan 15:5) y sin peligro de recaer.

¡No te desanimes!

Cuando estamos desanimados, a menudo pensamos que Dios ha olvidado todo lo que hemos hecho por Él y por su pueblo. Pero Dios dejaría de ser Dios (Él sería injusto) si se olvidara de tales cosas, Dios ve y recuerda.

¿Cuántos pierden de vista que Dios ve su servicio? ¿Cuántos sirven para obtener aplausos y atención de los hombres y se desaniman cuando no llegan?

Continúen haciendo un buen trabajo; siga adelante con esa esperanza hasta el final; imite a aquellos que heredan (no ganan) las promesas de Dios. Cuando estamos desanimados, como lo estaban los hebreos, nos podemos hacer perezosos con facilidad. El autor de Hebreos nos anima como un entrenador, impulsándonos a seguir adelante.

Sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas: Imiten a aquellos que han encontrado la clave para alcanzar las promesas de Dios la fe y la paciencia, como lo demostró Abraham.

Pero, gracias a Dios, Abraham no tuvo que tener una fe perfecta o una paciencia perfecta. Si Abraham tuvo algunas de nuestras debilidades, entonces nosotros podemos tener algo de su fe y paciencia.

Señor, ayúdame a crecer en madurez espiritual. Ayúdame a imitar «a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas»

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Compartir

× Oración y/o Consejería Available from 08:00 to 23:00