Cuidando de nuestra salvación

Pastor José Calame
Pastor José Calame

He.2.1-4.

Introducción

Vivir por fe, es nuestro gran desafío hoy.

Escenario. La vida cristiana es de fe de principio a fin, no es una moda de temporada, mucho menos una ola pasajera. Es una vida producto de un mensaje que transforma vidas (pasado, presente y futuro) ya que su principal y más importante mensajero demostró con evidencia, ser lo que dijo: el Hijo de Dios, Ro.1.17; Jn.

Los receptores originales del libro, eran hebreros que habían abrazado la fe en Jesucristo como Salvador. Durante los primeros años de expansión del evangelio, se levantaron falsos maestros cuyo objetivo era confundir y extraviar a los incipientes creyentes en la “nueva fe”, alegando que no era suficiente creer, sino que se debía cumplir con una serie de prácticas para satisfacer las demandas de Dios. A esto podemos agregar las persecuciones que vivieron, por lo que algunos pensaban volverse y de hecho, se volvieron al judaísmo.

Como sabemos, estos creyentes judíos, había creído en el Mesías debido al testimonio que con sencillez pero llenos del Espíritu Santo, muchos convertidos daban a la comunidad. ¡La Palabra inspirada asevera, en Ro.3.21-26, que Dios dispuso que fuera por medio de la fe en Jesucristo!

Hoy día vivimos el mismo dilema, la misma confrontación espiritual de ideologías que se han levantado contra el conocimiento y planes del Dios verdadero y todas sin excepción provienen del infierno.

Durante la serie anterior en el Evangelio de San Juan, sosteníamos que la mayor necesidad del hombre, es la salvación. ¿Ser salvos de qué? y ¿Para qué?

Preguntas que hasta hace algunas décadas la respuesta era clara y sin cuestionamientos, debido a la sociedad judeo-cristiana en que se levantó gran parte de occidente y buena parte del mundo asiático, pero hoy día en medio de la transición de la posmodernidad hacia los nuevos movimientos filosóficos, políticos, ideológicos y económicos, no tienen ningún sentido, p.ej. Evangelio de la prosperidad o evangelio de liberación, que se han infiltrado en el movimiento cristiano.

Una de las características de los nuevos paradigmas de lo espiritual, es la redefinición de la espiritualidad. No hablamos de creer en un Dios Todopoderoso que se reveló por medio de Su hijo Jesús, como lo enseña el texto bíblico, sino que hoy se habla de espiritualidad en estos términos: “No creo en un Dios único y Todopoderoso, sino que baso mi espiritualidad en el convencimiento sobre la existencia de energías de otras dimensiones que influyen en la Tierra”. Significa que cada uno cree lo que quiere, ya no hay una creencia colectiva, sino individual.

Por lo tanto, espiritualidad, puede referirse al vínculo entre el ser humano y dios cualquiera este sea o una divinidad, siendo la religión el nexo que permite desarrollar esta relación, el asunto es que me sienta bien conmigo mismo. Todo lo contrario a lo que enseña la Biblia, el Espíritu Santo nos confronta y convence de pecado y nos hace sentir mal con el fin de que volvamos en busca de perdón, ya que sólo Dios, perdona los pecados por la sangre de Jesucristo, Jn.xxxx.

Según la nueva espiritualidad, el vínculo entre el hombre y dios puede ser personal e íntimo, sin manifestaciones exteriores ni rituales, por tanto, lo que las Sagradas Escrituras enseñan, son sólo fábulas.

El precio de la salvación. Ya sabemos que el precio que se pagó por la salvación del hombre fue muy alto. La vida del Cordero de Dios, era el precio que el Dios tres veces santo demandaba con el fin de satisfacer Su justicia y santidad.

La salvación se convierte en un gran valor trascendente, en una gracia, en un tesoro de muy alta estima para aquellos que la entienden, sabiendo que Dios, finalmente juzgará a vivos y a muertos al final de los tiempos. Por tanto, el evangelio nos habla del Dios que se acerca al hombre y desea que se restablezca la relación original; nos habla del Dios Todopoderoso y Sabio, que tiene planes de bien y no de mal con el ser humano, Jer.29.11; del Dios que nos mostró lo terrible que es el pecado y sus consecuencias, pero que también nos mostró el camino para acercarnos y tener comunión con Él, por medio de la sangre derramada en la cruz, Jn.14.6; Ro.3.25, y tener acceso al perdón divino, por medio de una decisión de fe. ¡Como iglesia tenemos la responsabilidad de vivir y predicar este mensaje!

Teniendo claro, la herencia espiritual de la revelación del Dios verdadero, el autor de la epístola, exhorta a prestar a atención a la Palabra que recibieron de parte del Señor por medio de los ángeles y a través de la revelación Sí mismo garantizando el cumplimiento de Su palabra.

Queda muy claro que Jesús es superior a: profetas (1.1-3); ángeles (1.4-2.18); Moisés (3.1-19); Josué (4.1-13); Aarón (4.14-7-18) y a todo el complejo ritual del judaísmo (7.19-10-39). Lo que nos ofrece el Padre, por medio de Jesús, es mejor que cualquier otra oferta que presente el mundo, mi carne o el diablo. Este último sufrió una abrumadora derrota en la cruz del calvario y está a la espera del cumplimiento de su castigo.

Tenemos la evidencia histórica que aquellos decidieron oponerse en desobediencia al Señor, fueron castigados; de la misma manera, el libro de Revelaciones, nos muestra, el mismo fin para aquellos que se oponen a la verdad de Dios, al final de los tiempos. Luego entonces debemos cuidar de nuestra salvación como nuestro tesoro más valioso.

Conclusión. ¿Viviremos por fe cuidando nuestra salvación con temor y temblor? Oremos

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Compartir

× Oración y/o Consejería Available from 08:00 to 23:00