La comunión de los santos, vital para el avance del evangelio

Pastor José Calame
Pastor José Calame

Fil.1.1-18

Reconocer la importancia del cuerpo es fundamental hoy.

Introducción

La plantación o fundación de la iglesia en Filipos, obedece a una secuencia de instrucciones dadas por el Espíritu Santo. Luego del primer viaje misionero, Pablo, arranca el segundo viaje, con el objeto de entregar el resuelto que contenía el acuerdo a que habían llegado los líderes en Jerusalén, en que deciden no imponer cargas, a los hermanos gentiles, excepto con algunas disposiciones específicas. Sus compañeros fueron Silas y Timoteo, y posteriormente se suma Lucas, el escritor del libro de los Hechos.

Durante la travesía del segundo viaje, el apóstol recibe una visión donde ve a un hombre de pie que les pide pasar por Macedonia para ayudarlos, Hch.16.9-12. Llegan a Filipos, ciudad en la región de Macedonia, y la primera conversión fue de una mujer empresaria y su familia; Pablo y Silas terminan en la cárcel por evidenciar el poder del mensaje divino, al liberar a una joven de un espíritu demoniaco; se alborota la ciudad, son enviados a la cárcel y el carcelero y su familia son salvos, fue evidente que Dios, estaba con éstos hombres.

La Iglesia

Todo lo que hoy vemos, tuvo un inicio, esto es muy cierto en particular con la iglesia del Señor. Desde sus inicios, esta iglesia desarrolló un poderoso celo misionero y apoyó consistentemente el ministerio del apóstol Pablo, Fil.4.15-16; 2Co.11.8-9; pero más allá de esta verdad evidenciada en el texto bíblico, en la carta hay un llamado a mantener la unidad de espíritu y una disposición fraterna entre los hermanos, lo cual afecta directamente la extensión del Reino en la vida de otros, por lo cual ruega a Dios por ellos, vs,4.

Aproximadamente diez años después de su fundación, esta iglesia estaba organizada con obispos (Pastores) y diáconos (servidores); el apóstol se refiere a ellos con mucho cariño y abre su corazón para animarles y dar instrucciones; como un padre a sus hijos, sabiendo que Jesús, había iniciado una buena obra en ellos, la perfeccionaría hasta el día de Jesucristo, Fil.1.6; es de suma importancia entender que es Dios, quien hace la obra. Oraba por ellos, vs.9 (segunda vez que lo menciona) para que el amor entre ellos abunde más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprueben lo mejor…en otras palabras, la habilidad de discernir y escoger lo que sea moralmente mejor. Como nunca ésta necesidad es vital hoy, siendo que en este siglo malo que nos ha tocado vivir, se han tergiversado los principios éticos y morales; donde a lo malo se le llama bueno y a lo bueno malo, es de suma importancia vivir esta clase de amor sobrenatural. ¿Cómo nos damos cuenta que estamos viviendo de esa manera? El vs.11 responde, no habla de ser buena gente, se trata de evidenciar de forma continua el fruto del Espíritu Santo, no para hacer ministerio, sino para vivir en casa, en la comunidad, en el trabajo, los negocios, las escuelas, universidades, etc.

La necesidad de estar acoyuntados para estimularnos de forma continua a buenas obras en imprescindible, recordemos que Dios desea que escojamos lo mejor, no sólo lo bueno. Lo mejor es aquello que le da gloria a Su nombre, impactando la vida de otros, fue exactamente lo que le ocurrió con la muchacha que fue liberada del espíritu de adivinación cuando se inició la obra en Filipos. Lo mejor fue lo que nos pasó a nosotros, cuando se acercaron e insistieron en compartirnos del evangelio o nos invitaron a un grupo hogareño, o a una conferencia o simplemente una conversación entre amigos o cuando nos enviaban a la iglesia y nuestros padres nos obligaban a permanecer todo el culto o toda la vigilia, estábamos recibiendo el impacto de la Palabra y la ministración del Espíritu por medio de toda una congregación que debe tener claridad que la unanimidad espiritual es vital para el avance del evangelio.

Jesús, orando por sus discípulos, en Jn.17.20-21, pide al Padre que ellos, los discípulos, se mantengan unidos, como el Padre y Él están unidos, con el propósito que el mundo crea.

Hay un compromiso y un desafío para mantener la unidad del cuerpo en el vínculo del amor, sabiendo como dice 1Co.13.13, hay tres virtudes supremas en la vida cristiana: fe, esperanza y amor, el mayor de ellos es el amor.

Conclusión

¿Mantendremos el vínculo del amor como testimonio para que otros crean? Oremos.

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Compartir

× Oración y/o Consejería Available from 08:00 to 23:00