La Gran Tribulación

Pastor José Calame
Pastor José Calame

Mt.24.15-28

Entender que vivimos los últimos tiempos, es vital hoy.

Introducción

No podemos negar que vivimos en un mundo convulsionado. Situaciones insólitas nos ha tocado ver y muchas veces vivir, lo más desafiante en mi opinión, es que las Escrituras habla de este tema con lujo de detalle y me pregunto, ¿Qué tanto creemos ese mensaje?

Tal vez como conseguimos algunos logros tecnológicos y científicos, suponemos que superaremos todas las situaciones: guerras, hambres, pestes, alteraciones por el cambio climático, irrespeto a los derechos humanos, enfermedades, etc.

No podemos olvidar nunca, que la vida que vivimos está inmersa en la historia que Dios escribió, Él es el escritor, editor y Señor; se ha revelado a la humanidad por medio de Su Hijo Jesucristo, quien nació, sufrió, murió, resucitó y ascendió a la derecha del Padre, con el único propósito que disfrutemos de una relación estrecha con Dios. Como bien lo apuntan los escritos bíblicos, desde el nacimiento de Jesús, el reloj del Señor, ha iniciado su conteo final.

El mensaje divino, no sólo tiene relevancia para las situaciones actuales, sino que también, posee un fuerte contenido profético ya que no sólo afecta el presente de la creación, sino también el porvenir.

En ese orden de ideas, los acontecimientos del futuro luego de Su resurrección incluyen: Su segunda venida, la Tribulación, la Gran Tribulación, el Arrebatamiento de la iglesia, Su reinado milenial, el juicio de las naciones, hasta establecer un nuevo cielo y nueva tierra, con un gobierno soberano con Jesucristo como Rey y Señor.

La Gran tribulación

Ciertamente, hay varias escuelas de interpretación con el fin de ayudarnos a entender los acontecimientos escatológicos, pero más allá de los aspectos interpretativos, Jesús mismo compartió con sus discípulos algunos eventos que etiquetó como acontecimientos finales o señales antes de Su venida Mt.24.1-14; con el objeto de responder a la pregunta de Mt.24.3.

En el momento que lo dijo eran proféticos, algunos hoy son hechos, el primero de ellos, la destrucción del Templo (año 70 de nuestra era); posteriormente presenta un tiempo de falsos cristos que engañarán, guerras y rumores de guerra, el amor de muchos se enfriaría, etc. y luego hace referencia a un periodo subsiguiente de mayor dolor y tragedia, que denominó la Gran Tribulación, Mt.24.15-28.

Hoy sabemos que, con el fin de comprender con claridad los tiempos finales, se debe echar mano de las visiones proféticas de Daniel. Aunado a la revelación que el Maestro hace en el libro de Apocalipsis, el cual contiene los acontecimientos de ese periodo de Gran Tribulación, que es ilustrado por medio imágenes simbólicas y visiones horrorosas y espeluznantes.

Todo arranca cuando Jesucristo toma el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono, Apc.5.7 y abre los siete sellos y avanza hasta Apc.11 con el sonar de las siete trompetas; si leemos con algo de detenimiento, nos daremos cuenta que algunas de esas situaciones, ya las estamos viviendo hoy. A esto agregamos las siete copas de la ira de Dios, que será derramada sobre la tierra, las cuales representan un aumento de las precarias condiciones que los habitantes de la tierra que hayan quedado, vivirán, Apc.15-16. Estos últimos eventos están por suceder, lo cierto es que, debemos saber que, en Apocalipsis, los hechos no se suceden de forma cronológica y secuencial, por lo que requerimos de herramientas para su correcta interpretación y comprensión.

En Apc.7.9-17, habla de una multitud vestida de ropas blancas que han salido de la Gran Tribulación y han lavado sus ropas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero, Apc.7.14; haciendo evidente que algunos hermanos en la fe, pasarán por este periodo difícil para toda la humanidad, pero lo harán triunfantes.

El final de la historia de Dios, lo vemos en Apc.22.1-7; 12-14; el final lo tenemos adelantado, revelado por Jesucristo mismo con el fin que cobremos ánimo y valor no importa la situación que hoy estemos lidiando, el final si permanecemos fieles, veremos Su rostro, no habrá más llanto ni dolor.

Luego entonces, estamos a las puertas que el arrebatamiento de la iglesia se dé y la aparición en escena del anticristo. Estos últimos acontecimientos se darán en la última semana de años de la visión de Daniel, Dn.9.20-27.

Lo cierto es que debemos estar preparados para cuando Cristo venga, ser levantados para encontrarnos con Él en los cielos y estar listos para rendir cuentas de lo que hemos hecho con todo lo que hemos recibido de Su mano.

Estar involucrados y comprometidos en la extensión del mensaje del reino, debe ser para nosotros una prioridad, no descuidemos esta salvación tan grande que hemos recibido por gracia, es el llamado para la iglesia.

Conclusión

¿Nos preparemos para el encuentro con el Señor y compartiremos con otros Su plan de salvación? Oremos

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Compartir

× Oración y/o Consejería Available from 08:00 to 23:00