Jesús, verdadero Pastor

Pastor José Calame
Pastor José Calame

Jn.10.11

Es vital entender hoy, la necesidad de la muerte de Jesucristo

Introducción

Durante su ministerio terreno, Jesús enfrentó una gran oposición por parte de los líderes religiosos de la época. Cuestionaron su mensaje, su manera de vivir, la manera de conducirse, las decisiones que tomó y hasta las señales milagrosas que eran realizados por su mano, Jn.9.13-34.

Justo durante ese tiempo de oposición, en donde intentaron aprenderlo en varias ocasiones sin éxito, enseñó o declaró en varias veces: “Yo soy”. ¿qué significado tenía la afirmación? El mensaje es claro, le decía a sus detractores y a nosotros que no tuvo principio, sino que Él, es el eterno presente, equivale decir que Es divino; He.13.8.

Luego entonces, era culpable de blasfemia, un pecado castigado con lapidación, de acuerdo a la Ley, era el razonamiento de sus enemigos.

Los evangelios sinópticos recogen la ocasión en que luego de la confesión de Pedro, donde reconoce junto con los otros discípulos a Jesús de Nazaret como Mesías, el Maestro comienza hablar de Su muerte y Resurrección; esto marcó un cambio en el ministerio de Jesús y sus seguidores, Mc.8.27-33; 9;31

El verdadero Pastor

En Jn.10, Jesús se presenta como el verdadero pastor, el buen pastor, el pastor que conoce a sus ovejas y por supuesto, el que da Su vida por ellas. En otras palabras, vino a la tierra en defensa de la vida, sus palabras y acciones señalan que se oponía a cualquier cosa, fuerza o persona que pudiera atentar contra ella, vino a deshacer la obra del diablo. De igual forma, su iglesia es llamada a preservar y empoderar la vida de aquellos que nos rodean, siendo significativos para ellos, por medio de un testimonio de vida, tocándoles con el mensaje que transforma de dentro hacia afuera, Col.2.13-15.

Jesús cumplió Su palabra

Jesús vino, con el fin de librarnos de la muerte y la culpa asociada al pecado y ofrecernos vida abundante. Por medio de Su sacrificio, abrió una nueva dimensión de vida para toda la humanidad, haciendo nuevas todas las cosas, 1Co.5.17. Nos habilitó para tener una relación correcta con Dios, siempre que creamos; se trata de fe, ya que es por gracia para que nadie de gloríe, Ef.2.8.

Estando clavado en la cruz, adolorido, ensangrentado, agotado, ultrajado, avergonzado, menospreciado por muchos, con la piel abierta y la carne expuesta, en esas condiciones, expresó siete frases de suma importancia: Perdón (Padre perdónalos porque no saben lo que hacen); Esperanza (Hoy estarás conmigo en el Paraíso); Compromiso y cuidado familiar (Mujer he ahí tu madre, al hijo, he ahí tu madre); las dos siguientes directamente relacionada con Su humanidad (sentimiento de desamparo y sed); finalmente Consumado es (terminó la tarea encomendada) y finalmente, Padre encomiendo mi espíritu.

Consumado es

¿Qué significa? Justo antes de ser apresado mientras oraba en Getsemaní, hizo a Dios una petición particular, en Jn.17.1-5, rogaba que volviera a ser glorificado, como era su condición antes de hacerse carne. No debemos olvidar que Jesús se hizo siervo y se humilló así mismo hasta llegar a la muerte más ignominiosa conocida para entonces, Fil.2.5-8. Fue cien por ciento hombre y su ser, cien por ciento divino.

Sostenía su solicitud en que había acabado la tarea encomendada, Jn.17.4; 6.29, cada cosa que dijo e hizo, eran parte de las instrucciones que había recibido del Padre. Había un propósito de vida, el cual había llegado a su fin; concluyó con todo lo que el Padre y Él habían “acordado” desde la eternidad con el objeto de dar cumplimiento a la promesa hecha en el Edén, Gn.3.15. El golpe que daría a la cabeza de la serpiente, sería mortal, lo cual se concreta en la cruz y validado por Su resurrección.

Con Su sacrificio, una decisión de dolorosa obediencia, garantizó perdón de pecados, sanidad espiritual, emocional y física, de tal forma que podamos disfrutar de paz, Is.53.1-5.

Luego entonces, la muerte expiatoria de Jesucristo, la oportunidad de vivir una nueva vida, capacitados por el Espíritu Santo, hace posible nuestra decisión de morir al pecado y vivir para Dios, Ro.6.11.

Hoy recordando su muerte vicaria, debemos tener una actitud de profunda gratitud, de tal forma que al mismo tiempo que nos rendimos, accionamos obedientemente para compartir el poderoso mensaje de la cruz.

Conclusión

¿Viviremos con un corazón agradecido y compartiendo las nuevas del sacrificio de Jesús? Oremos

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Compartir

× Oración y/o Consejería Available from 08:00 to 23:00