SIENDO BUENOS CÓNYUGES

Una buena relación matrimonial no sólo afecta nuestra felicidad de este lado del cielo sino también nuestra utilidad para el Señor, al afectar nuestras oraciones (1 Pedro 3:7). Algunos tal vez reconozcan que han fallado en llenar las expectativas no sólo de Dios sino también del cónyuge para el rol que, como tales, les toca desempeñar. ¿Qué hacer?

La esposa ideal está llamada a ser la mujer virtuosa que:

  1. Es confiable (Proverbios 31:11) de manera que su esposo puede confiarle sus ingresos porque sabe que ella no sólo no los va a malbaratar sino que los utilizará para beneficio de ambos y la familia completa.
  2. Está llena de un amor perdurable (Proverbios 31:12), entregada a hacerle bien a su marido toda su vida en cumplimiento de sus votos matrimoniales.
  3. Ha desarrollado habilidades prácticas tales como la costura (Proverbios 31:13, 21-22) y la cocina (Proverbios 31:14-15).
  4. Es laboriosa (Proverbios 31:16-19, 24). Aunque muchos se preguntan si la mujer debe trabajar fuera del hogar, es evidente que la del pasaje lo hacía hasta cierto grado al comprar tierra y trabajarla y al hacer ropa y venderla. Resulta claro que el asunto es personal y debe ser decidido en la medida en que la mujer pueda trabajar fuera sin descuidar su responsabilidad de esposa y madre (1 Timoteo 5:14; Tito 2:4-5), que la motivación sea la atención de necesidades esenciales (1 Timoteo 6:8-10) y que sea evaluado a la luz de su impacto sobre los niños.
  5. Es compasiva (Proverbios 31:20), atendiendo no sólo a los suyos sino también a los menos afortunados.
  6. Se interesa en desarrollar su vida interior (Proverbios 31:25), fortaleciéndola como lo dice Pedro (1 Pedro 3:3-4).
  7. Habla palabras de sabiduría y bondad (Proverbios 31:26), preocupada por lo que sale de su boca, tal y como lo planteó también el apóstol (Efesios 4:29).
  8. Procura diligentemente atender la necesidad de su familia (Proverbios 31:27), haciendo los preparativos necesarios (31:15) para asegurar que su familia no pase necesidad (Proverbios 31:21).
  9. Es alguien que teme a Dios (Proverbios 31:29-30), comprendiendo que esta cualidad es más importante que la belleza física y que, con él, tiene el potencial de obtener mayor sabiduría (Proverbios 1:7).

Aunque a primera vista no parece haber un pasaje equivalente a Proverbios 31 que aplique al varón, debemos recordar que fue escrito principalmente para él. Si tan sólo el varón sigue sus consejos, sería el marido ideal. Sin embargo, listamos algunas pautas apropiadas para llegar a ser buen esposo:

  1. En base a Proverbios 31:31, concédale a su esposa la oportunidad de desarrollar sus propias habilidades y obtener beneficios de su propia labor, evitando tratarla como una extensión (o apéndice) suyo.
  2. En base a Proverbios 31:28b-29, asegúrese de alabarla frecuentemente y no tome nada por sentado.
  3. En base a Proverbios 31:11, demuestre su disposición a confiar en ella, reconociéndole su valor en cuanto a inteligencia, fidelidad y habilidades; haga a un lado toda actitud de celos y sospechas.
  4. En base a Proverbios 5:15-21, conténtese con el amor de su esposa y evítese mucho daño a Ud. y su familia.

Aunque no hallamos sido ni el esposo ni la esposa ideal hasta hoy, en Cristo, tenemos siempre la oportunidad de un nuevo comienzo… hoy es el primer día de esta nueva etapa.  ¡Adelante!

Los comentarios están cerrados.