NUESTRA FAMILIA UN ÁRBOL FRONDOSO

 

En una ocasión escuche de labios de un niño, que deseaba crecer rápido, porque quería casarse y tener un matrimonio como el de su papá y su mamá. Fue algo muy inspirador escuchar esas palabras que encerraban  ni más ni menos un buen deseo.

Te has hecho alguna vez esta pregunta.

¿Qué están viendo mis hijos en mi vida, que quieran imitar?

La verdad es que en nuestras realidades posmodernas, pasamos por alto, aquello que ha funcionado y fue pilar por generaciones “Levantar una descendencia santa”.

Recordé  a Jesús relatando una de sus parábolas

Mateo 13:31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo;
13:32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Nuestra vida de familia  puede ser representada como ese grano de mostaza, tus sueños e ilusiones sembrados, con la aspiración de crecer, en respeto consideración, atención, buenas palabras, cortesía, entre otros valores, igualmente en principios espirituales, en tu hogar.

Las primeras oraciones se aprenden en familia, el dedicar un tiempo para aprender de la biblia, escuchar las primeras respuestas a eso que hemos pedido, trayendo alegría y haciendo que se desarrolle una insipiente confianza en Dios, que traerá como consecuencia un corazón preparado, para un encuentro personal con Jesús.

Si no has tenido la experiencia de tener un contexto familiar estable, tienes la oportunidad de hacerlo. Ese “Grano de mostaza” que se te ha dado, está listo, para crecer y convertirse en ese árbol frondoso, que da gusto verlo y que sirve como testimonio, para las próximas generaciones.

Ponte de acuerdo con tu conjugue, hablen de esto, si eres madre soltera, acude a un familiar o a un líder de la iglesia y manifiéstale tu deseo de que tu familia salga adelante y pide ayuda.

Lo importante es no darnos por vencidos, si fue traumático, para ti en tu familia desestructurada, no tiene que ser lo mismo para tus hijos.

 

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.