Mente Enfocada

 

MENTE ENFOCADA  Filipenses 4:8-9

José Calame – Pastor 

Introducción

Todo creyente debe hoy convertirse en discípulo.

Nuestra Vida Interior. El discipulado es un proceso de aprendizaje en torno a la vida de Jesús, que hace del Señor el centro como mentor y modelo. El Maestro enseñó que aquel que deseaba ir en pos de Él, debía negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirle (Mc.8.34-38).

Él mismo, escogió echar a un lado su naturaleza divina y adoptar la forma humana limitada. Como hombre, no escogió la riqueza, el poder o alguna posición elevada en el mundo, sino vino como siervo y murió como un criminal. Se humilló en todo, confiando en Dios para exaltar y establecer Su nombre. El discipulado nos llama como cristianos a renunciar a atribuciones muy estimadas en nuestro medio cultural y aceptar el rol asignado por Dios mismo.   Fue así como Pablo, estimó como basura, todas las cosas que significaban ganancia en un momento de su vida (Fil.3:1-11). Puede que esta actitud no suscite el reconocimiento social; sin embargo, debemos confiar a Dios la forma de establecer nuestro nombre y promovernos en el mundo, de tal manera que seamos luz y sal (Mt.5:13-16).

En otras palabras, el verdadero discipulado requiere total consagración, sin distracciones ni acomodos, dejando toda ambición egoísta, por agradar a Aquel que nos llamó.

Este proceso de aprendizaje (teórico-práctico) sobre la vida de Jesús, que ya definimos como discipulado, está íntimamente relacionado con nuestra vida interior, siendo que la Palabra enseña dos realidades fundamentales:

  1. Que hemos pasado de muerte a vida, del reino de las tinieblas, al reino de la luz, (Ga.2:20; 1P2:9; Ef.5:8). por lo anterior,
  2. Debemos renovar nuestra mente y estar seguros de que Él terminará lo que ha iniciado en nosotros (Ro.12:2; Fil.1:6; 3:12-16).

En el entorno de una relación de discipulado o en medio de un ambiente discipular, éstas y otras verdades, son afirmadas y modeladas con el fin de agradar a Jesucristo. Entendiendo que somos responsables, los unos de los otros.

Tomando Decisiones Correctas. Pablo exhorta a los filipenses a pensar en: todo lo verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza. ¡Esto es salud emocional!

Controlemos nuestros pensamientos, las emociones los seguirán. Alguien ha dicho que el carácter y la conducta, empiezan en la mente; nuestros actos se ven afectados por aquellas cosas a que damos cabida en nuestros pensamientos. En otras palabras, el apóstol anima a concentrarnos en aquello que traerá consigo una vida digna y la paz de Dios. En este mundo tan convulsionado, esto llama la atención y hace que otros se acerquen y nos pregunten sobre la paz que experimentamos en medio de situaciones adversas. No sólo eso, sino que pueden percibir un aroma diferente en nosotros, la fragancia de la santidad, (1P2:11-12, 1Ts.5:22).

En la práctica, cada pensamiento, que genere o reciba mi mente, pasará por esta prueba o tamiz. ¿Es honesto, puro, justo, amable, tiene buen nombre, lo que estoy pensando en este momento? De no ser así, debo desecharlo inmediatamente. Debo intencionalmente preparar o aconductar mi mente para pensar lo correcto; en el Antiguo Testamento, esta exhortación tiene su representación (Pv.16:24). Al final de este proceso, de nuestros labios, salen las palabras que se han estado gestando, estructurando, moldeando en nuestras mentes; por lo cual, sobre toda cosa guardada debemos guardar el corazón, porque de él mana la vida, (Pv.4:23). Finalmente, Pablo fue el modelo, que debían seguir…discipulado (Fil.4:9)

Conclusión.

¿Seremos discípulos de Jesús? Oremos.

Comentario (1)

  1. cfuentes dice

    Amén

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.