Mensaje Dominical

SIGO CAMINANDO

José Calame  – Pastor

Filipenses 3:12-21

Introducción

Es vital seguir caminando en pos del Señor hoy.

El Escenario. Recordemos que Pablo sostuvo con la iglesia de Filipos, una relación más estrecha de la que desarrolló con otras que fundó. Lo sabemos por el contenido de la carta y la manera como se expresa de ellos, lo que no hace con otras (Fil.4:1).

Por un lado, les agradece y reconoce su involucramiento en el ministerio, pero por otro, les advierte acerca de aquellos que vendrían a menoscabar la Palabra de Dios, que habían conocido por medio del ministerio apostólico.

Desde la cárcel, dirige esta carta, colocando una nota de gozo para fortalecer a los hermanos; entonces es válido declarar que el gozo del Señor es nuestra fortaleza (Neh.8:10). Esta poderosa verdad la vivió el apóstol y debemos re descubrirla hoy, por lo cual, el verdadero gozo no es una emoción que se sustenta en las circunstancias favorables del momento, sino, que depende de la realidad y la verdad de Dios en nuestras vidas, (Ro.8:28).

Con el Corazón Puesto en Dios. Aquellos que se esfuerzan por tener su corazón puesto en el Señor, continuamente buscan Su rostro. Esta actitud es una buena medida para valorar la madurez espiritual, ya que no se detienen en su propósito de agradar a Dios, porque entiende el señorío y el valor de Jesucristo. Pedro lo expresó de la siguiente manera: ¿a dónde iremos? Tú tienes palabras de vida eterna (Jn.6:68).

En ese sentido Pablo, decide no detenerse; humildemente reconoce que no lo ha alcanzado, ni que ya sea perfecto; sino que prosigue (Fil.3:12). No se detiene en su búsqueda, de conocer al Señor y el poder de Su resurrección (Fil.3: 10ª).

Les dice a los hermanos de Filipos y a nosotros, no pretendo haberlo alcanzado ya. No hay pretensiones de super espiritualidad, sino auto examen sincero y honesto. Todavía no he llegado a la meta que Dios tiene para mí. Siendo que Dios tiene propósitos con los Suyos, entonces todos tenemos objetivos que cumplir y metas que lograr. ¿Cuáles son las tuyas?

¿qué entiendes son los desafíos de Dios para ti? No se detenga. Aún no hemos llegado, todavía tenemos un camino por recorrer. Escribiendo a Timoteo le dice: pelea la buena batalla de fe, echa mano de la vida eterna…guarda el mandamiento sin mácula ni reprensión…(1Ti.6:12-16).

Pablo mismo nos da la clave para continuar: olvidando lo que quedó atrás. Hay dos tiempos cronológicos sobre los cuales no podemos hacer nada, excepto ponerlos en las manos de Dios; nos referimos al pasado y al futuro.

No podremos avanzar, si de continuo ponemos la mirada en los logros o errores del pasado. Hoy las misericordias del Señor son nuevas, debemos apropiarnos de ellas con la actitud correcta…creer.

El Llamamiento Supremo es Nuestra Meta. Hemos sido llamados por Dios mismo e invitados a ser parte de la historia de los que alcanzan la victoria final. Aquellos que desarrollan esta actitud, Pablo los declara perfectos o maduros, por lo tanto, deben tener el mismo pensamiento y sentir lo mismo; y de haber otro sentir espiritual, lo revelará al Señor.  Vital entonces, es la unidad de espíritu para aquellos que caminamos en pos de lo de Dios; se trata de ir más allá de acuerdos denominacionales o ministeriales locales, se trata de ir más allá de simples actividades eclesiásticas si no, más bien se trata de alinearnos con los planes de Dios de salvación para aquellos que no le conocen y de crecimiento y madurez para aquellos que somos ahora parte de Su iglesia. No existe mayor honor y desafío que este, ser llamado por Dios para ser parte de la historia principal.

Conclusión.

¿Seguiremos caminando en busca de Dios y sus planes? Oremos.

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.