La iglesia muerta y la iglesia fiel

Introducción

Dios está dispuesto a seguir dando de Su vida hoy

La iglesia en Sardis. Sardis era una iglesia muerta en la antigua capital del reino de Lidia y del rey Creso (s.vi A.C.), quien emitió las primeras monedas de oro; aquí representa una decadente cuidad de lujos, apatía y religiosidad licenciosa.

Al igual que los otros mensajes, está dirigido al ángel o mensajero de la iglesia en particular; puede interpretarse como el pastor o los líderes de las iglesias locales en representación de la comunidad local que se reúne en el nombre de Jesucristo. Note que Jesús se expresa de ella en términos muy fuertes: “…tienes nombre de que vives y estás muerto.” Lo que dice el Señor es que la iglesia estaba estructuralmente en pie, posiblemente se sabía quiénes eran sus miembros, pero espiritualmente estaba muerta. En este escenario de muerte y vida, el Maestro afirma que debían tener cuidado porque había cosas que estaban por morir; porque no ha hallado sus obras perfectas, Apc.3.2. ¿Qué cosas en el espíritu están por morir en mí? Mi amor, devoción, entrega, servicio? Peor aún ¿qué cosas ya están muertas en mi vida aunque todavía respiro? A esta iglesia y a nosotros, el mismo Dios que confronta, nos muestra el camino correcto para restablecer la relación: “Acuérdate de que lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete” Apc.3.3. Es importante recordar en este momento, que Dios es un Dios de vida y no de muerte, por lo tanto la victoria espiritual es algo que Cristo ganó por nosotros en Su cruz de muerte, sepultura y resurrección.

A pesar de esa realidad, había pocas personas que en la iglesia, no habían manchado sus vestiduras y andarán con Jesús en vestiduras blancas, porque son dignas. La promesa para aquellos que vencieran, serán vestidos de vestiduras blancas y sus nombres no serán borrados del libro de la vida y su nombre será confesado delante del Padre y de sus ángeles.

Filadelfia, la iglesia fiel. Es indiscutible la autoridad de nuestro Jesucristo, él tiene la llave de David, por lo tanto el abre y ninguno cierra y cierra y ninguno abre. Pone delante de esta iglesia que tiene poca fuerza, una puerta abierta que nadie podrá cerrar. Una puerta abierta en términos bíblicos es una oportunidad de parte de Dios, para que entrando podamos cumplir con Sus propósitos, Hch.14.27. ¿Cuáles otros elementos caracterizaban a esta iglesia? Han guardado la palabra y no han negado Su nombre. Es evidente entonces a que el juicio a que se refiere, no es sobre la iglesia, sino sobre aquellos que dicen ser parte del pueblo de Dios, pero no lo son, Apc.3.9. Sobre el mundo entero, viene un juicio sin precedentes en la historia humana, Dios promete guardar a esta iglesia, 2P2.9.

Anima a la iglesia, afirmando que Su venida está pronta, por lo tanto, retén, guarda, cuida lo que tienes. Si el libro fue escrito con el fin de revelar los acontecimientos que se darán en los últimos tiempos; entiéndase como el periodo de tiempo entre la primera y la segunda venida de Jesús, en cualquier momento de “ahora” pudiera darse Su segunda venida. Debemos estar claros, que hablamos en el “ahora de Dios” y no el nuestro.

A menudo una ciudad honraba a algún ciudadano noble erigiendo una columna en un templo donde se inscribía su nombre, así honrará Dios a quienes le son permanentemente fieles colocándolos en el templo de Dios y nunca más saldrá de allí, ya que son posesión divina.

Conclusión

¿Nos esforzaremos en vivir para Dios, siendo fieles hasta el fin?

Los comentarios están cerrados.