ES IMPORTANTE EN ESTE TIEMPO: TENER PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS

 

José Calame, Pastor

ES IMPORTANTE EN ESTE TIEMPO: TENER PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS

Heb 12:1-4 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de El sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a Aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra si mismo, para que vuestro animo no se canse hasta desmayar” RV

Introducción:

En ocasiones queremos que los tiempos pasen rápido, en especial cuando atravesamos situaciones difíciles o de prueba. Pablo, nos anima a mirar la vida en Cristo como una carrera; todo indica que el Apóstol aparte de ser Misionero, Ganador de Almas, Pastor, Teólogo, Fabricante de Tiendas, etc., era también, un amante de los deportes. Usaba frecuentemente en sus escritos la analogía de los deportes para ilustrar lo que quería decir.

Esta carrera no es de velocidad, sino de resistencia. En términos deportivos, nuestro andar con el Señor sería más una maratón, que una carrera de velocidad de 100m. Es humano querer salir rápidamente de las situaciones que nos producen dolor; pero debemos empezar a ver quién ha prometido estar acompañándonos en este recorrido, y en el camino darnos las fuerzas para seguir adelante.

Lo primero que Pablo resalta en esta palabra es que nos quitemos todo peso que nos impida correr; la palabra empleada en griego es “onkos”, y se refiere a bulto o masa; son estas cosas en nuestra vida que venimos arrastrando por tiempo y no se la colocamos delante al Señor; y añade también, el pecado que nos asedia, lo cual significa bloquear, rodear, emboscar.  Todo esto son obstáculos en nuestro andar con nuestro Señor.

Pablo nos anima a correr esta carrera con paciencia, y fíjense que dice lo que tenemos por delante; nos habla de que hay algo más adelante. El vino a este mundo en forma de hombre y sufrió en la cruz y dice la palabra que ahora esta sentado a la diestra del Padre. O sea, tenemos un Jesús que nos entiende, que empatiza con nosotros porque ya corrió esa carrera con sufrimiento, paciencia y al final triunfó. Nos anima a no cansarnos y a continuar, a perseverar en la carrera que Dios nos ha puesto por delante. Si hay alguien con la autoridad de hablar de dolor, sufrimiento y triunfo es Nuestro Señor Jesús.

La Clave Está En Fijar La Mirada En Jesús. Puestos los ojos en Jesús, significa para el que corre, que no debe mirar hacia otro lado. Él merece toda nuestra atención, alejar la mirada de todas las distracciones. Si en medio de una carrera no te enfocas en llegar a la meta, y empiezas a mirar a otros lados, probablemente tropieces o no llegues. Fijar la mirada en Jesús y no en ningún otro es importante hoy.   No nos cansemos ni nos demos por vencidos, cuando pensamos desfallecer, Él está justo a nuestro lado para que podamos terminar la carrera.

Conclusión.

Si quieres desilusionarte, mira a otros. Si quieres desanimarte, mírate a ti mismo; si quieres gozarte, mira a Jesús. Es muy fácil distraernos hoy, y mirar lo que otros hacen.  Enfoquémonos en quien dio su vida por nosotros, puesto los ojos en Él en todo momento es garantía de terminar esta carrera en buena lid.

¿Empezaremos a poner nuestros ojos solamente en Jesús?

Oremos.

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.