EL MENSAJE Y EL FIN DE LOS TIEMPOS

José Calame – Pastor

Mateo 24:3-14

Introducción:

Hoy es vital proclamar el mensaje antes del fin.

El Escenario. Jesús, como hemos dicho en otras ocasiones, tenía enseñanzas para la multitud, pero otras eran reservadas para sus discípulos cercanos. Las revelaciones del capítulo 24 de Mateo, fueron dadas a este grupo cercano, los discípulos. El texto señala el lugar donde se dio, en el Monte de los Olivos y respondió a tres preguntas que hicieran, luego de la afirmación de que la suntuosidad del complejo de edificios que formaban el templo reconstruido, serían destruido (Mt.24:1-2). Las preguntas están relacionadas con: la destrucción del templo; su Segunda venida y el fin. Estos tópicos están interrelacionados, por lo cual, a veces es difícil determinar de qué acontecimiento se habla cuando seguimos la lectura. Ahora, esta dificultad se resuelve en cierta medida, si recordamos que la mayor parte de las profecías pueden cumplirse en un plazo breve y a la vez remoto o largo plazo.

Jesús menciona los trágicos acontecimientos que rodearían la destrucción de Jerusalén, para describir las condiciones que precederían Su propio regreso. Advierte a sus discípulos contra las falsas señales que mostrarán aquellos que se harán pasar por Cristo; es una advertencia a no ser engañados. Traza un cuadro de las condiciones prevalecientes hasta el fin de la era, caracterizado por: guerras y rumores de guerra, hambres, terremotos y pestes. Todo lo cual es un principio de dolores (dolores de parto) aunado a traiciones, engaños, tropiezos, odio y la aparición de falsos profetas; lo mismo que el apartarse de la fe de muchos (Mt.24:6-12). Esto marca una transición entre la presente era y la era por venir donde Jesucristo reina completamente, dando inicio así al establecimiento de Su justicia y el juicio en contra de aquellos que no aceptaron el perdón de Dios, predicado por medio de sus discípulos.

Ante este turbador cuadro anima a los oyentes y a nosotros que nos ha tocado vivir justamente la realidad de esos tiempos, a perseverar.  El significado de la expresión es mantenerse en pie en el conflicto, sobreponerse a la adversidad, no desplomarse bajo la tensión o la presión. No es una pasiva resignación a la suerte, ni mera paciencia, sino resistencia activa y enérgica a la derrota, lo que permite una calmada y valiente perseverancia. Debemos recordar y recordarnos unos a otros, que Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt.28:20).

La Predicación Mundial. Fue Jesús quien vinculó el testimonio del Evangelio por todo el mundo con Su Segunda Venida. Recordemos que Jesús mismo cuando inaugura su ministerio, lo hace con las siguientes palabras: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mt.4:17). Así que el mensaje es del reino de los cielos y requiere del arrepentimiento de los oyentes para disfrutar de sus beneficios.

Las palabras del Maestro contienen:

  1. 1. Una anticipación del futuro ministerio “Será predicado este evangelio”, lo cual encierra la declaración del mensaje de gracia del reino sobre el perdón de pecados y el poder del evangelio, como lo hemos explicado antes. Hoy día el evangelio se abre paso entre los grupos más marginados y aislados. Todavía queda mucho por hacer, algunos de nosotros debiéramos considerar ser enviados a las naciones.
  2. El escenario donde debía tener lugar el esfuerzo evangelizador “a todas las naciones”, incluyendo a todos los grupos humanos, cobra entonces sentido los esfuerzos misioneros que podamos hacer como iglesia local y
  3. Una certeza de que las “señales” darían testimonio de la resurrección de Cristo, de Su poder para salvar y sanar (Mc.16:15-20).

Cuán acertadamente Jesús habla de los deseos del Padre hacia el mundo (Jn.3:16-18).

Conclusión.

¿Divulgaremos el mensaje?

 

Los comentarios están cerrados.