Aprender a confiar en Dios

Aprender a confiar en Dios.

Un fundamento, es una estructura que sostienen, en otras palabras da soporte. Realmente sin un buen fundamento, no podemos estar seguros, los ingenieros, arquitectos y aquellos relacionados con el mundo de la construcción lo saben muy bien.

En la vida necesitamos igualmente fundamentos que nos den estabilidad, lamentablemente en la sociedad del siglo 21, nos estamos dando cuenta de que sea por un motivo u otro no estamos bien cimentados. La globalización y los medios masivos de comunicación, nos ponen cada día al tanto de esta realidad.

Recuerdo las palabras del apóstol Pablo “Nadie puede poner otro fundamento” en la primera carta a los Corintios capítulo 3, verso 11. Haciendo alusión a Jesucristo como único fundamento, porque en medio de su sociedad al igual que hoy día, se estaba ignorando esta verdad.

En este proceso de aprender a confiar en Dios, necesitamos en primer lugar revisar nuestra vida, indistintamente de nuestro trasfondo religioso, cultural, social etc. Por lo tanto si es necesario volver a iniciar de cero.

Te propongo que al igual que nuestro amigo Pablo consideres que necesitas la presencia, el perdón, poder y propósito de Dios en tu vida, que viene como resultado de depositar tu fe en Jesucristo, fundamento perfecto.

Unas sencillas palabras enunciadas como una oración te pueden ayudar. (Puedes leerlas o decirlas en voz audible, con un corazón sincero y dispuesto)

Señor Jesucristo, reconozco que mi vida ha estado fundamentada en aspiraciones egoístas, buscando mi propio camino e ignorándote, hoy acepto que tú eres el verdadero fundamento, te pido que me perdones, que entres en mi vida, que lleves a cabo todas las reestructuraciones que ella necesita. Gracias por escucharme y darme esta nueva oportunidad, amen.

Te felicito si has tomado esta decisión, nos toca seguir la enseñanza que el mismo Jesús utilizo como ilustración hablando igualmente de un buen fundamento, ahora a edificar Sobre la roca, como hombres y mujeres prudentes y obedientes. (Puedes leer el evangelio de Mateo capítulo 7: 24-29).

VSempris.

Los comentarios están cerrados.