LUCHANDO POR LAS GENERACIONES FUTURAS

 

José Calame, Pastor 

 Efesios 3:14-21

Introducción

Luchar por mantener los principios de la familia, es importante hoy

La Familia: Familia es una palabra que está arraigada en Dios. Cuando un hombre y una mujer se unen en matrimonio, Dios les otorga este nombre que en esencia le pertenece. Se espera que sus miembros, vivan a la altura del verdadero significado de la palabra, cuando reflejan la naturaleza y la vida de la familia divina. Por lo que la identidad familiar tiene profundas raíces espirituales.

Pablo, como líder espiritual de la familia de Dios, oraba para que sus hermanos creyentes conocieran el poder del Espíritu Santo  en la persona interior, como el barco asediado por la tempestad, según había experimentado él una vez, se vio reforzado por dentro y ceñido por fuera Hch.27.17. Sabiendo que la fuerza del cristianismo no se debe a leyes externas, el oró para que Cristo entrara a través de la puerta abierta de la fe, habitara en los corazones e imprimiera Su naturaleza sobre las mentes, voluntades y emociones de aquellos creyentes. Cuando Cristo entra en la vida, la llena con Su vida: el terreno en el cual echamos raíces y florecemos, el suelo sobre el cual se fundan nuestras vidas. La oración engendra oración y acción para que el creyente a quien el amor de Cristo llena de la plenitud de Dios, aprenda a pedir y a esperar grandes cosas de Él. Todos los presentes debemos reconocer, que la familia está bajo ataque. El ataque del enemigo de nuestras almas que siempre desea matar, hurtar y destruir todo aquello que Dios creó.

Un texto que define o ejemplifica lo que decimos, se encuentra en Neh.4.14-15; los que habían retornado a Palestina, estaban reconstruyendo las murallas de la ciudad, bajo el liderazgo de Nehemías. Se levantó la oposición y bajo la guía de este inspirador líder, se unieron, no sólo se juntaron, se unieron para luchar por una causa común: sus familias. Estuvieron dispuesto a morir por esa causa, aunque tenían miedo, había llegado hasta ese punto, no había vuelta atrás.

Para mí, esto es un llamado a despertar del sueño en que tal vez, estamos sumidos. El enemigo tiene planes de destrucción, pero tengo noticias de Dios, Jesucristo viene para deshacer las obras del diablo. Los repatriados, había decido volverse a Dios, era el mayor legado que podían dejar a los suyos.

El legado .Cuando hablamos de legado en términos de derecho, se define como  la forma de transmitir bienes o derechos luego de la muerte de una persona.

En nuestras sociedades latinas donde el concepto de familia  tiene conexiones que excede lo nuclear y se extiende a relaciones que van más allá de lo consanguíneo, es de suma importancia entender y preguntarnos ¿qué contribuciones estoy haciendo para levantar a las generaciones que vienen? Es entendido por todos, que no sólo dejamos a los nuestros, bienes y derechos como herencia, sino también un sin número de elementos no cuantificables y más valiosos que el oro, nos referimos a los principios y valores.

¿Qué son los principios? ¿Qué son valores? Son convicciones profundas de los seres humanos que determinan su manera de ser y su conducta. Son creencias o  convicciones de que algo es preferible y digno de aprecio. Involucran nuestras emociones y sentimientos.

Algunos consultores de motivación, utilizan la figura de la muerte para llamar la atención de los participantes en sus cursos, con el fin de que piensen en lo que a ellos les gustaría se dijera de ellos, el día de su sepultura. Posteriormente agregan, luego de una pequeña pausa silenciosa, empiece a trabajar en ello.

Conclusión. Estaremos luchando para dejar  un legado correcto a los nuestros? 

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.