Es Importante En Este Tiempo Conocer Que: El Justo Vive Por Fe

Es Importante En Este Tiempo Conocer Que: El Justo Vive Por Fe

Julio Bolivar, Co-Pastor.

Habacuc 2:1-4 “Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré por ver lo que se me dirá, y que he de responder tocante a mi queja. Y Jehová me respondió y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá, aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. He aquí aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; más el justo por su fe vivirá” RV60

Introducción:

El nombre de Habacuc significa “ceñir”, lo mismo en el sentido de ser “ceñido por Dios”, y así fortalecido por Él para llevar a cabo su difícil tarea en tiempos de crisis. Habacuc vivió durante uno de los periodos más críticos en la historia de Judá. El pueblo sufría abusos, opresión y el colapso del sistema legal. El mundo que los rodeaba estaba en guerra, con Babilonia ganando ascendencia sobre Asiria y Egipto. La amenaza de invasión desde el norte se sumó a los problemas internos de Judá.

Al principio Habacuc se siente abrumado por las circunstancias que lo rodean, pensando en momentos que Dios ya no estaba y no podía ser hallado en ninguna parte. Pienso si no es la situación que atraviesan muchos hermanos en la fe hoy, que se preguntan ¿dónde está el Señor en medio de la situación de crisis actual?  la Palabra nos enseña a través de la experiencia de Habacuc que Dios es poderoso y esperanzador.

Vemos en el capítulo 2, un Habacuc con muchas dudas, una cuestiona ¿cómo puede Dios permitir los pecados de Israel y no castigarles? Y la otra, ¿cómo puede Dios permitir que una nación impía y pagana como los caldeos, sea el instrumento para castigar a Judá, que al menos cree en el verdadero Dios y tiene todavía algunos hombres buenos?

Son preguntas que también nos podemos hacer, cuando pasamos alguna difícil situación, siendo cristianos y otros no. Habacuc esperaba una respuesta de parte del Señor, y Él le responde que los caldeos serian ciertamente castigados, pero en el tiempo por el establecido (Hab. 2:3).

Nuestro Dios es justo, El conoce tu necesidad y la mía, como a Habacuc, conoce nuestras dudas y temores, y ha dicho que Su justicia, Su respuesta, sin duda vendrá y no tardará.

Dios le enseña a Habacuc a no estar más bajo el control de las circunstancias o ansioso, sino que alzara su vista, en lugar de dejarse dominar por las contingencias del mundo, pusiera su esperanza en Dios. Ha comprendido finalmente que el Señor se ocupa de sus hijos, al declarar que “más el justo por su fe vivirá”. Dios es la fuente de su fuerza y alegría.

Habacuc pasó de la queja a la confianza, de la duda a la fe, empieza con oscuridad, pero termina con gloria.

El Apóstol Pablo toma la declaración de Habacuc 2:4 en Romanos 1:7 y Hebreos 10:38-39 en el corazón del evangelio. La justicia de Dios solo se alcanza por medio de la fe, de forma que la manera justa de vivir es por la fe. Habacuc llama a todos los creyentes de todos los tiempos a confiar en Dios, a serle fieles y así vivir como Dios quiere que se viva.

Conclusión

¿Confiaremos en nuestro Dios que está por encima de las circunstancias?

Oremos.

Publicar un comentario

You must be logged in to post a comment.